Páginas vistas en total

domingo, 11 de mayo de 2008

SALA EL MONO (10-5-2008)


BRAND NEW SINCLAIRS Y THE EXTENDED PLAYS


La angustia de encontrar el lugar me turbó bastante al principio, pero la experiencia valió la pena, antes de perderme en las nieblas de la psicodelia y el alcohol, los habitáculos eran amplios, allí antes había una fábrica textil y con lo cual había enchufes colgados del techo en los que podías meter los dedos si querías suicidarte, pero ese no era mi objetivo y no tardé en ponerme a tono, con cantidad de cubatas de vodka y cervezas a tutiplén.

La sala era enorme ante mis ojos. Según iba subiendo por unas escaleras que señalaban al segundo piso, cuando en realidad era un cuarto, iba amenizando mi imaginación con sombras y ecos de un grupo ensayando. Un montacargas en el medio hacía de chimenea para expulsar todos mis demonios. Las proyecciones en el interior de L-MONO me recordaban a viejas escenas neoyorkinas de ese grupo que se llamaba The Velvet Underground.

Por allí, además de los fantasmas de Jim Morrison, Nico, Andy Wharhol, Marc Bolan e incluso el loco vivo Iggy Pop, hicieron estragos en mi mente, girando las conexiones de mi cerebro alrededor de una luz en el techo; volviendo a la realidad, allí estaban Brand New Sinclairs y The Extended Plays, haciendo el máximo ruido posible para hacernos vibrar como yo lo estoy haciendo al escribir estas líneas escuchando a las amigas L7 –Hungry For Stink-.

El anfitrión de la fiesta, que era el que cumplía años –CUMPLEAÑOS FELIZ TXABI!!!!!-, llegó con la boca tapada por cinta adhesiva y con los ojos tapados, y cuando le destaparon los ojos le ofrecieron la sorpresa, que era el fabuloso concierto que vimos, y la fiesta brutal que hubo después…


Antes del concierto me hicieron todo tipo de masajes con una máquina meneándome los lumbares en la que si te ponías a hacerte el masaje, estabas obligado a sacarte una foto con la cara de gustito que tenías en ese momento. Espero recibir la foto de un amigo que encontré allí.

En cuanto al concierto, muy poco puedo contar, ya que me tiré bailando como un animal y sudando como un condenado y de vez en cuando yendo al baño para mear lo poco que me quedaba en el cuerpo de sudor humano; los culos se rozaban, alguna me metía la mano entre las piernas, y cuando iba otra vez al baño, había una mujer muy gentil que hizo mis delicias pasándome un hielo por el cuello, con lo cual yo le correspondí con otro masaje por el cuello y las tetas.

Bueno, en fin, poca música y mucha locura. Es lo que puedo decir de la sala L-MONO. Juzgaz vosotros mismos: http://www.l-mono.org/

Aquí tenéis las huellas de una noche muy rara, que me gustaría recordar por lo extraño de su recuerdo, pero es como tener un látigo en la espalda que en principio te hace daño, pero en el fondo quieres que te flagelen. Momento álgido THE EXTENDED PLAYS, con THEREMIN MAN!!!!! Nos vemos en la próxima fiesta de mods en el Residence.

1 comentario:

Kako dijo...

Estas como un jodido cencerro.
Como siempre cojonudas crónicas.
Un saludo.
Kako.