Páginas vistas en total

jueves, 22 de marzo de 2007

LISA OTEY EN RESIDENCE el 2 de abril de 2006


LISA OTEY en RESIDENCE (2-4-2006 UN DOMINGO DE RESACA)

Un piano electrónico Casio prestado por Moncho de “Los Fastuosos de la Ribera”, las manos ágiles e intuitivas y la voz encantadora y bien templada de Lisa Otey, originaria de Tucson (EE.UU.), dieron un excelente espectáculo en la Sala Residence este domingo día 2 de abril.

Tras estar esperando un poquito para que Lisa empezara a probar el piano con el tema “Summertime”, ya nos dimos cuenta de que teníamos delante a una excelente representante del blues más caliente, más picante, la cantante de baladas más increíble que he oído –Norah Jones es muy mona, pero Lisa Otey le gana en autenticidad-; creando unas rapsodias musicales en inglés rapidísimas con juego de palabras incluido, participación del público, coreando las canciones desde el principio; había un muy buen ambiente como nunca he visto en Residence, todo gracias a la inestimable aportación y simpatía de Mrs. Otey.

Hubo unos momentos en los que la gente se lo pasó muy bien. Había un perro muy bonito, lanudo, que se echó al pie de Lisa y no se movió de ahí, fue de las cosas más simpáticas que he visto en un concierto, parece que al perro le gustaba el blues... Seguro que en casa escucha mucho a Billie Holliday, Koko Taylor, Ella Fitzgerald y más gente así. Desde luego lo más destacable de la actuación de Lisa fue su increíble entrega con 2 horas ininterrumpidas de buena música, técnica incansable, ganas de agradar, y un encanto muy especial.

Bueno, estará todo el mundo de acuerdo que allí estuvo, en que Lisa nos hizo sentir cosas muy especiales con su música, y que su manera de transmitir sensaciones a la gente con la música traspasa fronteras, supera los idiomas, supera las palabras. Esto es blues señores y hay que quitarse el sombrero ante esta gran mujer. Gracias Lisa, por habernos hecho pasar una noche tan memorable. Eres la mejor, te esperamos en Bilbao otra vez –TE LO HAS GANADO CON BUEN HACER Y CON MUCHA SIMPATÍA-. ¡ERES ENORME!

sábado, 10 de marzo de 2007

LAIBACH - Histórico concierto en Bilbao (17 de mayo de 2005)


LAIBACH O LOS ESLOVENOS DE LAS CAVERNAS Y LA DESOLACIÓN

En una tarde-noche del 17 de mayo de 2005 en Bilbao, llegaron de Eslovenia, una de las repúblicas que actualmente componen la extinta Yugoslavia. La tarde estaba siendo lluviosa en Bilbao, uno de esos días desapacibles; pero esto era fuera, porque dentro de la Sala Azkena iba a ver el mejor concierto de este año de los que yo he visto. En la sala no habría más que 50 personas. No podía hacer mejor día para ver a Laibach porque el tiempo perfecto es éste para prepararse para un concierto tan lleno de solemnidad. Todos los que estábamos, seríamos de los pocos que conocíamos a Laibach, grupo serio y extremo donde los haya. Es un grupo marcial, con sonidos grandilocuentes, grandiosos, líricos y con sonidos guturales magistralmente interpretados por su cantante.

El concierto no empezó hasta las 9:30 h. con puntualidad inglesa. Las puertas del Azkena se abrieron sobre eso de las 9:10 h. y hasta ese momento mágico en que los Laibach salieron a escena, sonaba por los altavoces una música repetitiva de sintetizadores muy efectiva para crear ambiente. Pude adivinar en una de las partes “Lux Aeterna” de Giorgio Ligetti. Pues bien, el concierto empieza con el primer tema de su último disco “WAT”, llamado “B MASHINA”, y el cantante abriendo los brazos de par en par empieza a cantar con sonidos guturales. Va vestido todo de cuero negro, y en la cabeza lleva un hábito de monja, pero más que una monja parece una esfinge. A continuación ataca temas del otro disco de éxito que tienen LAIBACH – “NATO”. Las canciones que tocan, dos de ellas son versiones; éstas son IN THE ARMY NOW de Status Quo y THE DOGS OF WAR de Pink Floyd, para luego dar paso a uno de sus temas estrellas ALLE GEGEN ALLE, una especie de arenga musical muy rítmica y trepidante. Ritmos más o menos trepidantes para lo que venía después. Esto era el calentamiento.

A continuación el cantante se toma su primer descanso y los músicos, que son un guitarrista, un bajista, un teclista que se encarga de la secuenciación, y un baterista que tiene una caja y unos timbales electrónicos y los platos que son normales, están amplificados; éstos tocan un instrumental buenísimo y es el primero que van a hacer. Después sale otra vez el cantante para atacar todos los temas de su último disco, que acertadamente elige para la gira de cuatro conciertos que van a tocar en la geografía española.

Lo mejor sin duda, del concierto, es la escenificación de las dos damas que salen al escenario, que hacen de coristas y percusionistas a la vez. Tienen cada una un tambor electrónico para tocar y cada una de ellas tiene también dos baquetas para que rítmicamente y sin un solo fallo y totalmente concentradas en lo que tienen que hacer, no cometan ni un solo fallo. Todo perfecto. Las chicas en cuestión eran guapísimas, las típicas chicas eslavas, iban vestidas de negro, como todos también sea dicho, pero las dos chicas iban vestidas con una camiseta de tirantes negra, falda negra que les llegaba hasta un poquito más abajo que las rodillas y unas botas de cuero de tacón de aguja, tremendamente sexys. No apartaban ni un segundo la mirada de lo que tenían en frente, que era un proyector de cine, que exhibía imágenes sobre el escenario y delante de sus bellas estampas. Yo creo que fue lo mejor del concierto sin dudarlo. En medio estaba el cantante, que cada vez se entonaba más y más, ya que el ambiente era el propicio, toda la gente sepulcralmente callada, y cuando tenía que aplaudir, aplaudían, como debe ser.

Se acaba el concierto, y la poca gente que estamos pedimos que volvieran otra vez, y lógicamente volvieron, pero ¡cómo vuelven señores! Lo que menos nos esperábamos era el repertorio. Tocaron tres versiones de tres canciones muy famosas que a continuación cito cuáles son, por estricto orden militar: SYMPATHY FOR THE DEVIL de The Rolling Stones, ONE VISION de Queen, y LIFE IS LIFE de Opus. Toda una sorpresa este repertorio. Para luego acabar con una canción preciosa a modo de nana que decían un nombre en italiano, todo muy conmovedor.

Otra cosa digna de mención es el cambio de imagen de las chicas según iba avanzando el concierto, primero tenían un sombrero que parecía un sombrero griego de color negro, y que lo exhibían con sus dos trenzas rubias a los lados . Después las chicas se quitaron el sombrero y se quedaron con las trenzas a pelo, y ya para acabar en la nana se soltaron el pelo. En fin, unas verdaderas preciosidades centroeuropeas.

Los LAIBACH para acabar se quedan firmes en formación todos en su puesto y uno por uno van abandonando el escenario. Todo un conciertazo, sí señor. Toda una experiencia. A ver si aprendemos a disfrutar más de la música y os invito si podéis a que descubráis a este grupo. Si os gusta la verdadera música industrial, éste es vuestro grupo, un grupo sincero y marcial, lleno de matices electrónicos. Toda una pasada.

Saludos, Roberto Marcos.

domingo, 4 de marzo de 2007

IGGY POP EN LA SEMANA GRANDE DE BILBAO


IGGY AND THE STOOGES EN BILBAO EL 20-8-2005

Ayer 20 de agosto llegó el milagro de todos los años a Bilbao. El mismísimo Iggy Pop se dignó a venir a Bilbao, nada más y nada menos que con los míticos Stooges. La formación era toda la original. Estaba Ron Asheton en la guitarra, Dave Alexander en el bajo, Scott Asheton en la batería, y el corazón del grupo –Mister Iggy Pop-, el primer ministro del rock, la bestia que dio comienzo al punk, el fenómeno musical de los años 70, todo un prodigio.

La noche amenazaba lluvia, pero al final respetó a Iggy y a todos los que estábamos allí. La cara del concierto fue el gran sonido, la puesta en escena de Iggy Pop y sobre todo el estado de forma en el que estaba Iggy. Yo no sé este tío lo que toma, lo que hace, y lo que ingiere para tener la voz intacta después de tantos años. La cruz del concierto fue la duración, que fue una hora de concierto, y luego los bises 15 minutos más; en total, sólo 1 hora y 15 minutos. También la cruz fue el repertorio que tocaron, que sólo tocaron temas los Stooges. No pudimos escuchar temas de discos como “The Idiot”, “Lust For Life”, “New Values”, “The Soldier”. En fin, que sólo pudimos disfrutar de los temas de los dos primeros discos de Iggy and The Stooges. La época joven de nuestro Dios del rock.

Empezaron con la canción “Loose”, siguiendo con el calentamiento “Down on the street”. Seguidamente atacó “I Wanna Be Your Dog”, todo un canto del sadomasoquismo. Como todo el mundo sabe Iggy Pop es un genio del espectáculo en el escenario. Iggy no hacía nada más que moverse de un lado para otro, y eso que ya tiene unos añitos... Mientras que él está como una rosa, el resto de los componentes están acordes con su edad. Bueno, quiero decir, que están acordes con su edad, después de haber tenido una vida llena de drogas y de ajetreos. Cuando Iggy se movía por todo el escenario, los demás no se movían de su sitio. Eso sí, el sonido original de los Stooges no perdió ni un ápice esa magia. Todo sonó de puta madre.

A eso de la una de la mañana, ya se esperaba que Iggy Pop había todo de sí, porque tocaron otra vez “I Wanna Be Your Dog”. Todo el mundo se quedó bastante frío, porque a partir de la segunda media hora es cuando Iggy Pop nos había metido a todos la guindilla del punk en el cuerpo. La verdad que cuando Iggy Pop canta es muy sexy y especial. Las guitarras incendiarias de Ron Asheton hacen justicia a un espectáculo digno de visitar nuestra ciudad. En fin, esto va para el alcalde de Bilbao: a ver si en vez de traernos tanta Fórmula 3, nos traes a más grupos como éste. En fin, chapó por el concierto y por el sonido de ayer.

sábado, 3 de marzo de 2007

FÉLIX SLIM Y SU BLUES DEL MISSISSIPPI


FÉLIX SLIM ATRAPÓ EL ALMA DE ROBERT JOHNSON

Me he levantado hoy con una resaca de blues de esas que hacen época, y sólo me falta escuchar a Robert Jonson, a falta de un disco de Félix Slim, que todavía no he podido escuchar. Fue una pena que no me llevara la cámara de fotos para poder captar la magia de este momento, y quién sabe, igual capturo el alma de un antiguo genio del blues entrando en el cuerpo de este andaluz.

Pues bien, lo que vimos ayer, pocas veces se ve en el Residence. Fue un espectáculo digno de actuación callejera de las mejores, este excelente bluesman natural de Ceuta y afincado en Cádiz, llamado Félix B. Amieva “Slim” (Delgado), que si vais a la página web personal, entenderéis porque tiene el nombre artístico de “Slim” (no se nota mucho su acento andaluz), es una mezcla de acento de la Pampa argentina, el delta del Mississippi, y finalmente un acento andaluz bastante atenuado, ¿será el blues?, ¿será el espíritu de Robert Johnson?, ¿será el café?, ¿será la cerveza? Pues no, señores; estamos ante un pedazo de bluesman de pies a cabeza, con una guitarra acústica colgada al hombro y una armónica a veces, nos deleitó con temas clásicos del blues como Black Train Song, Sweet Home Chicago, y otras maravillas que me perdí porque tenía que irme a otro sitio. Hubo dos pases. El primer pase lo vi entero. El segundo pase tuvo sus momentos buenos y otros momentos no tan buenos (ajenos al concierto).

De vez en cuando llega algún pesadito o maleducado, o petardo, o como queráis llamarlo, que sabía mucho más que Félix Slim, o al menos eso creía él, llegó ya bastante cocido el individuo en cuestión e interrumpió el concierto varias veces, pidiendo una y otra vez a Félix que tocara rock and roll, cosa que Félix hizo a su manera, tocando de la manera más endiablada que sabía, y así lo hizo, tocando muy rápido y rasgando las cuerdas de forma violenta con esos dedos delgados que tiene (así es como debe ser para tocar la guitarra; tiene unos dedos perfectos para tocar una guitarra). Casi al final del concierto, tocó una pieza de blues a capela con armónica y voz, y cuando cantaba a través de la armónica, daba la impresión de estar escuchando un antiguo disco de pizarra con una voz poseída por el demonio del blues. En esta canción sonaba entre un sople de armónica y otro, una voz pastosa y negra, que ponía los pelos como escarpias, ya que aprovechaba el aire que salía desde la armónica hasta el micrófono y hacía un efecto muy bonito. Visitad la página de este hombre http://www.felixslim.sitio.net/ que merece la pena, para ver las colaboraciones que ha tenido con artistas de todo el mundo, ya que ha tocado en muchos festivales de blues.


Entre canción y canción nos dio unas lecciones de los problemas que acarrean las mujeres, y alguna que otra fémina no se lo tomó muy bien; y es que el blues está más bien hecho para hombres, ¿será porque sufrimos por ellas? Sólo faltó la participación de Lorena Berdún y un filólogo inglés para hablarnos del contenido sexual de las letras de las canciones que tocó Slim en el concierto para explicarnos los temas erótico-festivos algunos, otros sexuales, otros muy sexuales, otros explícitamente sexuales, y bueno, ya otros definitivamente incendiarios. Vamos que tocó el problema vasco, que es mucho hablar y poco follar, que es lo que pedía a gritos Félix. ÉSTE ES EL GRAVE PROBLEMA VASCO... que Julio Médem, se olvidó de citar en la película “La pelota vasca”, que yo le cambiaría el nombre utilizando una palabra argentinizada –LOS PELOTUDOS-.

A otra cosa, que no pudimos ver la figura asidua de Residence, ese hombre imprescindible en cualquier recital de blues del delta, es ese pedazo de serruchista, que ayer no pudimos ver en su plenitud... Es una pena amigos... Me dijo Manu que se pasó por allí y ayer no tenía el ánimo para tocar y acompañar a Félix y a su sombra, que no vimos por ninguna parte, pero que se intuía, era una sombra de un viejo bluesman atrapado dentro de un gramófono, y que como el genio de la lámpara sale del gramófono, para cumplir nuestros deseos. Por el momento, ha sido el mejor concierto que he visto en Residence este año, una verdadera maravilla y revelación, gracias Félix por tu sinceridad y honestidad musical, y no hace falta que te diga lo bueno que eres, me has impresionado gratamente.

JOSÉ ANITÚA, ATOM RHUMBA Y THE BOOGIE PUNKERS





EL PROYECTO DE JOSÉ ANITÚA Y ATOM RUMBA

Apelo al espíritu del concierto del Gaueko, cuando las cosas todavía eran puras. Lo que vimos ayer 13 de mayo de 2005 en el Café Antzoki no fue todo lo convincente que nos hubiera gustado a todos. Creo sinceramente que lo mejor del concierto de Anitúa y Atom Rhumba fue la versión de The Velvet Underground – “Lady Godiva’s Operation”; pero me explico, lo mejor no fue la versión en sí, sino que fue la puesta en escena, ya que había unas luces estroboscópicas que lo hacían todo todito. Se tiraron desde el principio de la canción con las luces estroboscópicas dale que te pego, y al final de la canción dieron unos cuantos flashes certeros al centro mismo del cerebro.

Otra cosa digna de mención fue una canción tipo “Afterhours” en una película de David Lynch. Con una música pregrabada, José Anitúa se dispuso a interpretar, diría yo, casi de manera magistral, porque es poco habitual ver a Josetxo, nuestro Josetxo de toda la vida, cantar una canción al estilo de Sinatra en el Salón de Actos de un Motel abandonado en cualquier carretera perdida. Y bueno, el resto de la actuación con Anitúa se puede decir que es pasable. Después de todo esto los Atom Rhumba empezaron a atacar con su repertorio. “Gimme Chaos” fue la primera canción que atacaron, aquí sin las Electrobikinis de “Chasin’ the Onagro”. Otra canción digna de mención es la gran “Funky Town”, enérgica, excesiva, extraordinaria, qué mas se puede decir a todo este derroche de energías cósmicas, haciendo mención también al gran teclista, un fichaje acertadísimo, por la manera de moverse en el escenario incansablemente, se movía como el más macarra de los negros de San Francisco –la ciudad californiana- no os vayáis a pensar mal.

THE BOOGIE PUNKERS – ENERGÍA PURA


Como digo en el encabezamiento este grupo es sencillamente LA HOSTIA. La pena del concierto es que la sonorización del contrabajo y la batería no fueron lo más acertadas posibles. Es decir, como muchas veces en el Antzoki muy mal. Todavía queda en mi memoria el concierto de Stereolab. Vamos a hablar de este grupazo largo y tendido. Lo mejor de este grupo es el guitarrista solista, que es un fiera, es una bestia de la guitarra, técnica exquisita, sentimiento puro, potencia bruta. Del bajista no puedo decir mucho porque no se le oía mucho, pero intuyo que es un gran bajista, para aguantar como un jabato un concierto tan rápido, quien sacara antes el revólver y disparara un certero solo de guitarra con metralla rockabilly incluida,se lleva el botín. Lo mismo digo del baterista, no se le oía mucho al chaval, pero es que me hubiera gustado escuchar los típicos redobles rockabilly que nos gustan a todos los aficionados de Buddy Holly en “Peggy Sue”. Jodidamente buenos estos señores THE BOGGIE PUNKERS, y son de BILBAO, que eso es muy importante.

Del primer grupo hablo ahora, para no estropear mucho el artículo, yo sólo recuerdo a alguien que tocara como ellos, que es el niñato de la casa de enfrente que se acaba de comprar una guitarra y un amplificador y no sabe qué hacer con el, y aprende unas cuantas posiciones en los trastes, y santas pascuas, ¡hay ruido!, ¡ya está!, a la gente no le importará lo más mínimo. El único cometido que tenían estos individuos era que la gente consumiera cerveza en cantidades industriales, entre los que me incluyo, para preparar el terreno a los dos grupos que venían después. Lo único que se puede salvar es el tío de la batería, que parecía que tenía nociones básicas de lo que era joder parches de batería.