Páginas vistas en total

viernes, 26 de julio de 2013

THE PROFESSOR EN EVIDENCE CAFÉ TEATRO 20130725










Si piensas que enseñar a bailar, y quieres escuchar buen rock and roll, creo que acabas de conocer al profesor, si piensas que rockandrollear es sólo para personas con tupé, estás equivocado; si piensas que los buenos profesores no existen, no llames a Iker Jiménez para buscarlo, lo tuviste en Bilbao, en tu ciudad, vino de Nueva York a hacernos felices macho… Y tú estabas en una asquerosa caravana cociéndote de calor para ir a Benidorm. Sí, era Bilbao, llovía, era fiesta, la calle estaba desierta, pero allí estaba un tío con un megáfono, el hombre más animoso que he visto sobre un escenario. (Él es el profesor... Macho…) Así que ten cuidado con lo que dices de Elvis Presley, de Little Richard, de Chuck Berry, cuidado con lo que dices de Jim Morrison, o incluso de John Lennon, o te aconsejo seriamente que te vayas a ver a Bustamante poner ladrillos, o te vayas a decir unos “yeahs” con Julio Iglesias.

Con lentejuelas, unas gafas de Bono en una cumbre revolucionaria de irlandeses libertarios, un sombrero de trilero, una pinta de músico de salón con sinvergüenzas haciendo trampas debajo de la mesa; las cartas estaban marcadas, esa noche lo íbamos a pasar bien, aunque todos estuvieran en Benidorm, nosotros estábamos en Coney Island Baby…

Plantado en una silla, con dos pedales en cada pie, en un pie una caja y en el otro un bombo, un megáfono para dar las gracias y para gritar cosas locas, una voz cascada, un muñequito con cara encendida y cuernos, un demonio que hablaba en un saco, una bandera de Estados Unidos para secarse los sudores etílicos. Con una simpatía fuera de los parámetros musicales al uso; lo suyo es amor por la profesión, de ahí su nombre… Es el profesor tíos…

Su música es caliente, y hace en directo temas clásicos que todo el mundo ha escuchado alguna vez, y otros escuchamos “la gran música” recordando a Ray Charles con “What’d I Say”, “Good Golly Miss Molly” de Little Richard, “Little Queenie” o “Roll Over Bethoven” de Chuck Berry, o “Rock Around The Clock” de Bill Halley & The Comets, “Long Tall Sally” de Little Richard o The Beatles o The Kinks o The Professor; estoy seguro de que podría haber tocado más clásicos sin despeinarse ni perder ese desparpajo que nos robó ese corazón de rock and roll que tenemos.

Pero el momento verdaderamente especial, es cuando dijo que pidiéramos una canción cada uno, no recuerdo muy bien cuáles eran las demás, pero la mía me vino como un rayo de luz desde una cocina caliente, “Soul Kitchen” de The Doors fue la que pedí, y mis deseos se hicieron realidad, complacido quedé, y durante unos tres minutos fui feliz.

viernes, 19 de julio de 2013

NEIL YOUNG EN BIG FESTIVAL DE BIARRITZ 20130718



Al principio decíamos que el Big Festival era un festival pequeño, pero nada más lejos de la realidad. Es pequeño en relación con otros festivales, en cuanto a dimensiones y organización, pero sólo por el cartel ha valido la pena. Llegamos a eso de las seis y media pasadas para aparcar con el coche, pero la odisea de entrar en estos festivales es grande. Colas enormes, mucha vuelta para entrar, cacheo de pertenencias, comprobación de entradas y siempre te entran ganas de mear en ese momento de tensión, y sí, ya estamos aquí, hemos llegado, hey, pero me han dicho que Neil Young y los Crazy Horse no tocan hasta las once… Bueno, con los dos grupos que vimos no nos aburrimos en absoluto. Jonathan Wilson es un grupo de folk psicodélico muy recomendable, que cambian de registro con facilidad y tienen muchas tablas en el escenario. Y Gary Clark Jr. es todo un descubrimiento, ya tengo un músico más para mi colección de talentos. Es algo así como una mezcla de Ten Years After con Taj Mahal con toques de Prince, es un guitarrista excepcional. Quien no lo conozca, por favor, que no le pierda la pista.

Vamos con lo interesante de la velada, ese momento mágico que todos esperábamos desde hacía meses. Yo tenía la entrada hacía 3 meses, porque entre otras cosas nunca había visto a Neil Young con Crazy Horse, y esto es algo que no puedes dejar para otra ocasión, porque no sabes cuándo les vas a volver a ver.

Había quinielas entre los compañeros, sobre qué tema sería el primero en tocar, nadie lo tenía claro, excepto una persona que conoce al dedillo la manera explosiva de empezar los conciertos del caballo loco. Remontándonos al “Raged Glory” de 1991, sonó uno de esos temas que haces que ames a los Crazy Horse sobre todos los grupos; sublime comienzo, me puso los pelos de punta, y una exaltación de alegría, tensión y fuego interior brotó de mí. “Love And Only Love” fue el primer tema para arrancar un aplauso en todo el estadio Aguilera de Biarritz.

Todos tenemos un tema que nos encanta que toquen en un concierto de Neil Young, pero la discografía es muy extensa, así que si no toca alguna es lógico. La mía es “Like A Hurricane”, que al final no sonó. Pero sí lo hizo la canción favorita de mi compañero Mark –“Powderfinger”- del “Rust Never Sleeps” (1979). Y a falta de “Cinamon Girl”, el tema que más se parece es “Psychedelic Pill” del último disco con el mismo nombre. La explosión es mayúscula, el ambiente se caldea más y más… Y me viene a la cabeza el “Driftin’ Back” del último disco y ya lo estaba saboreando, pero en un concierto de Neil Young puedes encontrarte con muchas sorpresas.

Hubo un parón para que Neil cogiera su acústica y la acompañara con su armónica. Cuando sonó “Heart Of Gold” fue un momento emotivo y de saltarse las lágrimas. Todos esperábamos “Old Man” o “The Needle And The Damage Done”, pero salió con una canción del mismísimo Dylan, “Blowin’ In The Wind”, todo un clásico que arrancó un gran aplauso del público, y fue un momento de comunión con la gente. Y como todas las mañanas siempre vuelve el Sol, fue entonces cuando tocaron una de las canciones más bonitas del último disco “Ramada Inn”, fue una versión envolvente por momentos, creí notar la presencia de Jimi Hendrix, y la presencia de nuestro amigo Óscar Alberdi fallecido hace poco.

Después de ese momento de concentración revivalera, con el “No Rain” de Woodstock sonando como fondo al final de una de las canciones, llegó la tormenta eléctrica de verdad, “Rockin’ In The Free World” fue la hostia con patatas. Ese inicio de canción super machacón, fue una catarsis de dimensiones bíblicas, la gente saltaba, se volvía loca, cantaba el estribillo a viva voz, no hay palabras para este momento. Y cuando creíamos que iba a tocar el “Satisfaction” de Rolling Stones, era un error, porque en directo suelen empezar con un riff parecido el inicio de “Mr. Soul”, una de las canciones más antiguas del repertorio de Neil Young cuando tocaba con Buffalo Springfield, sonaba machacona, pesada, bestial…

Y si querías algo para acabar, Neil te lo da, no hay concesiones, el público le quiere por eso, lo da todo, se juntan en círculo en el escenario, aunque sea un escenario enorme, ellos hacen piña para hacer ese momento de catarsis eléctrica. Es cuando suena “Hey Hey, My My” (Into The Black), aunque Neil mezcló la letra de la versión acústica “My My, Hey Hey”, él se reía porque era consciente de lo que hacía. No se olvidó de Johnny Rotten, y eso de que es mejor arder que consumirse lentamente…


Neil Young tiene un corazón de oro, un cuerpo de acero y un espíritu titánico e indómito. No se doblega ante nada. Es la emoción hecha electricidad, sus canciones antiguas junto con sus canciones más nuevas, hacen del espectáculo de Neil Young algo que está al alcance de pocos artistas. Crazy Horse son respetados gracias a esa manera de entregarse a la música y a su público. Neil Young, Poncho Sampedro, Ralph Molina y Billy Talbot son el rock and roll vivo. La música no muere, solo se transforma. Fue hermoso y lo recordaré siempre.