Páginas vistas en total

viernes, 26 de julio de 2013

THE PROFESSOR EN EVIDENCE CAFÉ TEATRO 20130725










Si piensas que enseñar a bailar, y quieres escuchar buen rock and roll, creo que acabas de conocer al profesor, si piensas que rockandrollear es sólo para personas con tupé, estás equivocado; si piensas que los buenos profesores no existen, no llames a Iker Jiménez para buscarlo, lo tuviste en Bilbao, en tu ciudad, vino de Nueva York a hacernos felices macho… Y tú estabas en una asquerosa caravana cociéndote de calor para ir a Benidorm. Sí, era Bilbao, llovía, era fiesta, la calle estaba desierta, pero allí estaba un tío con un megáfono, el hombre más animoso que he visto sobre un escenario. (Él es el profesor... Macho…) Así que ten cuidado con lo que dices de Elvis Presley, de Little Richard, de Chuck Berry, cuidado con lo que dices de Jim Morrison, o incluso de John Lennon, o te aconsejo seriamente que te vayas a ver a Bustamante poner ladrillos, o te vayas a decir unos “yeahs” con Julio Iglesias.

Con lentejuelas, unas gafas de Bono en una cumbre revolucionaria de irlandeses libertarios, un sombrero de trilero, una pinta de músico de salón con sinvergüenzas haciendo trampas debajo de la mesa; las cartas estaban marcadas, esa noche lo íbamos a pasar bien, aunque todos estuvieran en Benidorm, nosotros estábamos en Coney Island Baby…

Plantado en una silla, con dos pedales en cada pie, en un pie una caja y en el otro un bombo, un megáfono para dar las gracias y para gritar cosas locas, una voz cascada, un muñequito con cara encendida y cuernos, un demonio que hablaba en un saco, una bandera de Estados Unidos para secarse los sudores etílicos. Con una simpatía fuera de los parámetros musicales al uso; lo suyo es amor por la profesión, de ahí su nombre… Es el profesor tíos…

Su música es caliente, y hace en directo temas clásicos que todo el mundo ha escuchado alguna vez, y otros escuchamos “la gran música” recordando a Ray Charles con “What’d I Say”, “Good Golly Miss Molly” de Little Richard, “Little Queenie” o “Roll Over Bethoven” de Chuck Berry, o “Rock Around The Clock” de Bill Halley & The Comets, “Long Tall Sally” de Little Richard o The Beatles o The Kinks o The Professor; estoy seguro de que podría haber tocado más clásicos sin despeinarse ni perder ese desparpajo que nos robó ese corazón de rock and roll que tenemos.

Pero el momento verdaderamente especial, es cuando dijo que pidiéramos una canción cada uno, no recuerdo muy bien cuáles eran las demás, pero la mía me vino como un rayo de luz desde una cocina caliente, “Soul Kitchen” de The Doors fue la que pedí, y mis deseos se hicieron realidad, complacido quedé, y durante unos tres minutos fui feliz.

1 comentario:

el Señor del Traje dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.