Páginas vistas en total

sábado, 3 de marzo de 2007

JOSÉ ANITÚA, ATOM RHUMBA Y THE BOOGIE PUNKERS





EL PROYECTO DE JOSÉ ANITÚA Y ATOM RUMBA

Apelo al espíritu del concierto del Gaueko, cuando las cosas todavía eran puras. Lo que vimos ayer 13 de mayo de 2005 en el Café Antzoki no fue todo lo convincente que nos hubiera gustado a todos. Creo sinceramente que lo mejor del concierto de Anitúa y Atom Rhumba fue la versión de The Velvet Underground – “Lady Godiva’s Operation”; pero me explico, lo mejor no fue la versión en sí, sino que fue la puesta en escena, ya que había unas luces estroboscópicas que lo hacían todo todito. Se tiraron desde el principio de la canción con las luces estroboscópicas dale que te pego, y al final de la canción dieron unos cuantos flashes certeros al centro mismo del cerebro.

Otra cosa digna de mención fue una canción tipo “Afterhours” en una película de David Lynch. Con una música pregrabada, José Anitúa se dispuso a interpretar, diría yo, casi de manera magistral, porque es poco habitual ver a Josetxo, nuestro Josetxo de toda la vida, cantar una canción al estilo de Sinatra en el Salón de Actos de un Motel abandonado en cualquier carretera perdida. Y bueno, el resto de la actuación con Anitúa se puede decir que es pasable. Después de todo esto los Atom Rhumba empezaron a atacar con su repertorio. “Gimme Chaos” fue la primera canción que atacaron, aquí sin las Electrobikinis de “Chasin’ the Onagro”. Otra canción digna de mención es la gran “Funky Town”, enérgica, excesiva, extraordinaria, qué mas se puede decir a todo este derroche de energías cósmicas, haciendo mención también al gran teclista, un fichaje acertadísimo, por la manera de moverse en el escenario incansablemente, se movía como el más macarra de los negros de San Francisco –la ciudad californiana- no os vayáis a pensar mal.

THE BOOGIE PUNKERS – ENERGÍA PURA


Como digo en el encabezamiento este grupo es sencillamente LA HOSTIA. La pena del concierto es que la sonorización del contrabajo y la batería no fueron lo más acertadas posibles. Es decir, como muchas veces en el Antzoki muy mal. Todavía queda en mi memoria el concierto de Stereolab. Vamos a hablar de este grupazo largo y tendido. Lo mejor de este grupo es el guitarrista solista, que es un fiera, es una bestia de la guitarra, técnica exquisita, sentimiento puro, potencia bruta. Del bajista no puedo decir mucho porque no se le oía mucho, pero intuyo que es un gran bajista, para aguantar como un jabato un concierto tan rápido, quien sacara antes el revólver y disparara un certero solo de guitarra con metralla rockabilly incluida,se lleva el botín. Lo mismo digo del baterista, no se le oía mucho al chaval, pero es que me hubiera gustado escuchar los típicos redobles rockabilly que nos gustan a todos los aficionados de Buddy Holly en “Peggy Sue”. Jodidamente buenos estos señores THE BOGGIE PUNKERS, y son de BILBAO, que eso es muy importante.

Del primer grupo hablo ahora, para no estropear mucho el artículo, yo sólo recuerdo a alguien que tocara como ellos, que es el niñato de la casa de enfrente que se acaba de comprar una guitarra y un amplificador y no sabe qué hacer con el, y aprende unas cuantas posiciones en los trastes, y santas pascuas, ¡hay ruido!, ¡ya está!, a la gente no le importará lo más mínimo. El único cometido que tenían estos individuos era que la gente consumiera cerveza en cantidades industriales, entre los que me incluyo, para preparar el terreno a los dos grupos que venían después. Lo único que se puede salvar es el tío de la batería, que parecía que tenía nociones básicas de lo que era joder parches de batería.

No hay comentarios: