Páginas vistas en total

viernes, 23 de febrero de 2007


CATFISH LOUIS EN RESIDENCE 24-3-2006

Antes de nada, quería decir, que hacía bastante tiempo que no salía a ver ningún concierto y mucho menos a escribir una crónica en la web, así que para delicia de mis lectores, voy a hacer que en esta crónica podáis probar la guindilla del blues, y ya me diréis lo que sentís y si todavía no habéis escuchado a Catfish Louis, nunca es tarde para hacerlo. Mientras tanto leed la crónica.

Lo que en principio fue una tarde-noche doble con un concierto de jazz en el Centro Cívico de Barraincúa con IGNASI GONZÁLEZ QUARTET, se convirtió en un programa simple, ya que no llegamos a tiempo para ver el concierto de jazz. También a la gente en Bilbao le ha dado en ver conciertos de jazz y debe ser el último grito entre la gente más “chick” en el bocho, y estaba toda la sala llena a rebosar, tanto que la gente debió quedarse en la puerta de acceso, por lo que estuvimos viendo y escuchando algo desde fuera ; lo poco que pudimos sacar en conclusión es que este cuarteto tiene un pianista excepcional.

Pero vamos al plato fuerte de la jornada, CATFISH LOUIS, un hombre entrado en años, un sibarita del blues, un entendido como pocos del blues primigenio del Mississippi nos dio un recital excepcional en el más estricto sentido de la palabra, porque en una frase muy famosa de Jim Morrison: él tiene la guindilla del blues y el alma se impregna de un aura negra llena de notas sencillas y muy expresivas. Acompañado de Juanjo, el tío del serrucho y de la tabla de lavar ropa, Catfish Louis estaba bien asistido en la parte rítmica con la tabla; contrariamente lo que se puede decir con el serrucho, que en ciertas partes del concierto no acertó en poner el ángulo exacto para que sonara de forma impecable.

Pero bueno, vamos a comentar lo que fue la velada desde el principio, contando con las pruebas de sonido. Hubo algún que otro sobresalto con los acoples al probar el micrófono que además de dejarnos una desagradable sensación en los oídos, casi se carga alguna pantalla por muy poco. Como hace Manu Chao con sus temas recurrentes en sus álbumes de estudio, Catfish Louis, tiene acordes que valen para todo, que valen para hacer introducciones a casi todas las canciones; en fin, que a Catfish le fue poseyendo el espíritu del ferrocarril y los aromas del delta del Mississippi, tanto es así que cuando se calentaron las cuerdas de la guitarra y las cuerdas de su voz, el recital parecía uno de esas autenticidades sonoras que se ven muy de vez en cuando: desde Malcolm Scarpa no he visto nada parecido; mucha personalidad este bluesman.

En cuanto se despejó de gente el local, en la última media hora de concierto es cuando Catfish Louis mostró su mejor cara con una versión muy libre de Hey Hey, que yo conozco versioneada por Eric Clapton en su famoso “Unplugged”. Y para delicia de “mister barman”, hizo el tema “How Long, How Long” dos veces. Este tema es el que sale en el primer disco recopilatorio de Residence.

En fin, amigos, una buena velada llena de cerveza, notas mágicas de blues, aromas de café con Baileys (buenísimo para quitar las borracheras – probadlo en Residence – es muy recomendable), algún que otro exaltado en la parte delantera del local que Manu con su habitual forma de actuar resolvió sin ningún incidente reseñable.

Bueno Catfish, te esperamos en otro recital. Felicidades por dejarte poseer por el blues.

Esta dirección es altamente recomendable; es el sitio de los músicos bohemios de Bilbao. Aupa Residence: www.residencecafe.com

No hay comentarios: