Páginas vistas en total

miércoles, 9 de mayo de 2007

VIOLETTA CURRY Y ... SU VOZ


VIOLETTA CURRY EN EL CENTRO CÍVICO DE BEGOÑA(31-3-2006)


Este ha sido el tercer concierto de la serie de conciertos de jazz programados por el ayuntamiento en todos los centros de distrito de Bilbao. Esta vez ha tocado en el C.M.D. de Begoña. Violetta Curry – voz, Jaime Villaseca – piano, Ramón Díaz –batería y viejo conocido desde el primer concierto a cargo de Ramón Díaz Quintet-, y Dick Them – bajo eléctrico, aunque en el programa ponga que tocaba el contrabajo, pero puntillismos a parte, vamos a contar con exactitud y sagacidad lo que allí aconteció.

El concierto estaba programado para las 8 de la tarde, pero desafortunadamente, y no sé por qué motivos, se retrasó y estuvieron probando instrumentos hasta última hora. En la espera me pareció ver algún micrófono que otro preguntando a los miembros del grupo. Como de todos es sabido, los músicos que vienen de fuera se sienten como en casa, todo lo contrario que es lo que pasa con los grupos del propio país. Pero bueno, críticas a parte, el concierto empezó tarde, pero empezó bien, con un primer tema instrumental de los tres músicos, excepcionales tengo que decir sea de paso, sobresaliendo el pianista que es un poseedor del ritmo, y acompaña como nadie;del bajista, qué os voy a decir; bueno, pues lo típico, en un momento del espectáculo se pone a hacer un solo de bajo, que en este caso tiene que ser “solo” de “soledad”, porque si no, no se le oye; y del baterista ya os dije que era un prodigio, era el fundador de Ramón Díaz Quintet. Parecen todos músicos de conservatorio, pero a veces de los conservatorios salen músicos con sentimiento. Pero he de deciros que en este concierto, lo importante no eran los músicos, porque había una señorita que brillaba sobre todo lo demás y que apareció en el segundo tema mirando sonriente al público y diciendo unas cuantas palabras en euskera “las típicas” –gabon, eskerrik asko, agur-, el “¿cómo están ustedes?” es de otros tiempos aunque ya no sea euskera. Bromas aparte, la condición vocal de la dama del jazz Violetta Curry es de lo más limpio y potente que he escuchado yo en una cantante de jazz, adaptándose perfectamente al sincopado del ritmo y amoldándose igualmente al cuerpo del bajo, para dar paso a brillantes solos de piano.

Otros temas, ya éstos no musicales, a todos los que estuvimos allí no se les pasarían por alto. Esto es principalmente el vestuario de la artista. Llevaba unos pantalones muy cortos de cintura, que cuando se agachaba se le veía la Ruta 66. Bueno, es decir que el público masculino que estuvimos viéndola nos alegró la tarde-noche. No quiero decir con esto, que lo más importante sea esto último, no vaya a malinterpretarme nadie: es MÚSICA y lo demás...

Según iba pasando el tiempo, el concierto iba poniéndose cada vez más bailón, a excepción de una canción dedicada a las mujeres maltratadas, cantada en inglés; cantó una bossa lenta, para luego dar rienda suelta a los más calientes ritmos del funky y del soul. La verdad es que esta chica cuando se pone a frasear susurrando y luego llegar hasta tonos estratosféricos es digno de admiración. Sin contar cómo no, con la simpatía de esta señorita de Filadelfia (Estados Unidos), que según dijo ella, es hija de un pianista muy famoso.

En fin, señoras y señores, el próximo fin de semana,un viernes, habrá que ir a ver a THE PAPIS, esta vez en la Estación de Amézola; y a ver si allí hay aire acondicionado, que salimos todos los espectadores, incluidos los músicos muy sudados.

No hay comentarios: