Páginas vistas en total

domingo, 11 de febrero de 2007





THE CELEBRATION OF THE LIZARD – Comentario sobre este tema de Morrison

Hay varias preguntas sin responder que me rondan la cabeza sobre este tema de The Doors, y más concretamente este poema de Jim Morrison. Originalmente apareció en el disco de The Doors –Waiting For The Sun-, como una pequeña parte titulada “Not To Touch The Earth”. Pero donde aparece en su formato completo, es en el disco en directo “Absolutely Live”, “The Doors In Concert”, bueno, y otros tantos discos piratas.

La gran pregunta es: ¿a qué se refería Jim cuando hablaba de serpientes, leones en celo, vagabundos babeando, cuerpos en la calle pudriéndose, extrañas criaturas de toda condición, fósiles, cavernas y tías cachondas con pezones en vez de pestañas? La respuesta es: EL APOCALIPSIS, EL DESORDEN y EL CAOS, es decir, este mundo de locura sin fin. Si veis la película “Apocalypse Now” entenderéis perfectamente lo que os digo.

Bueno, creo que empezaré haciendo una descripción lo más fidedigna posible sobre este temazo de The Doors, un absoluto gustazo para los sentidos.

La primera parte de la canción empieza con la descripción de unos cuantos horrores que ocurren en la calle, supongo que después de una resaca de Jim en una habitación de un hotel después de haber comido pollo frito con un batido de vodka. Esta parte habla de leones en la calle y perros vagando por la calle y en medio de todo eso hay una fiera enjaulada en medio de la ciudad y el cuerpo de una madre pudriéndose también en el centro de la ciudad. Parece ser que el alma de este cuerpo empieza a vagar por la ciudad y cruza varios territorios que voy a describir ahora.

Este ente parece ser una bestia compuesta de humano y reptil que se despierta en la habitación de un hotel verde. Después de todo esto ya nos preguntará Jim si estamos todos dentro:

¿Ha entrado todo el mundo? ¿Ha entrado todo el mundo? ¿Ha entrado todo el mundo?
La ceremonia está a punto de empezar

En este momento nos despertamos en un lugar desconocido donde parece hablar de su novia Pamela Courson, ya que habla de su oscuro pelo rojizo, color de pelo que tenía su novia. Según muestra la canción el narrador (Jim) está encerrado entre sábanas, que son prisiones desiertas y tiene la necesidad inmediata de ir corriendo al baño y mirarse al espejo y preguntarse sobre las cuestiones principales de esta vida, ¿a dónde voy? ¿a dónde te diriges Jim? ¿Jim a dónde vas? Aquí Jim probó el sabor de la sangre fresca cuando hizo un corte en algún miembro de su cuerpo, y se restregó con los azulejos que eran frescos y lisos. Todo un gustazo del cuerpo... que a todos nos gusta hacer por las mañanas cuando hay –4ºC, bromas aparte.

Aquí llega la segunda parte de la historia, que trata sobre la filosofía freudiana. Es donde empieza el juego de la introspección. Eso que todos hemos hecho de vez en cuando. Este juego trata de viajar al interior de tu cerebro, olvidar quién eres, dónde estás, olvidarlo todo.

Es aquí donde Jim, te insta amistosamente a probar este juego, que es el juego de volverse loco:

Now you should try this little game
Just close your eyes, forget you name
Forget the world, forget the people
And we’ll erect a different steeple

Olvida el mundo, olvida a la gente, este juego es muy divertido y deberías venir conmigo. Sólo tienes que relajarte y seguirme, eso es todo. Toma el peyote y ven conmigo –come on!-

La tercera parte de la historia es la dedicada al tripi. Jim retrocede hasta las profundidades de su cerebro y llega hasta donde nadie ha llegado nunca y todo el mundo le gustaría saber cómo llegar. Esta forma es la de tomar peyote e ir al desierto. Si queréis aprender cómo ir, tendréis que ver la película de Oliver Stone “The Doors”.

Este mundo al que Jim viaja parece coincidir con un paisaje prehistórico donde todo es sobrenatural, irreal y cómo no, abundan los reptiles. La descripción es una mezcla entre el mundo prehistórico de los dinosaurios donde no hace nada más que llover, y los chaletsy moteles adosados de algún desierto de Arizona o Nevada.

Después de toda la orgía en el motel, viene la cuarta parte. Alguien te ha despertado y te informa de que ha habido una gran masacre en la ciudad. No debes pararte para nada, -no te detengas a hablar o mirar, tus guantes y tu abanico están en el suelo, estamos saliendo de la ciudad, nos escaparemos y quiero que vengas conmigo- . Enérgicamente, Jim le dice a su novia que vaya con él inmediatamente y corran sin parar por su vida (el ácido hizo su efecto).

NOT TO TOUCH THE EARTH

El ajetreo de esta cuarta parte es indescriptible; seguramente es una de las mejores partes de la canción. Por así decirlo es el hit del verano, porque habla de la salvaje brisa, la casa en la colina, las sombras de los árboles, igual nos encontramos también a Norman Bates por ahí, ¿quién sabe? Lo indudable es que si no quieres que la canción del verano te coja, TIENES QUE CORRER, CORRER Y CORRER. Y NO MIRES ATRÁS. Ha habido un asesinato en un coche, el alquitrán de la carretera arde, y también hay un presidente muerto dentro del coche. ¿Se referirá a J.F.K.? La respuesta es sí. A mí esta parte me recuerda mucho a los salones desiertos del hotel que aparece en la película de Kubrick “El Resplandor”.

Si sabemos leer entre líneas, aquí Jim, cuando dice que la hija del ministro está enamorada de la serpiente, podría estar hablándonos de miles de cosas. Es increíble lo que estas palabras pueden causar en la mente. Y mentar a la serpiente, un reptil que copula con un humano, nos podría recordar a algún presidente de cierto país. Para profundizar más sobre esto que digo, estos temas de corruptelas políticas, perversiones y demás cosas oscuras, recomiendo ver las películas de David Cronenberg, películas como “Rabia”, “Videodrome”, “Vinieron de dentro de...”. Llegado a este punto es cuando Jim decide poner fin a la canción “Not to touch the earth” diciendo a su chica que ya se puede ver el sol, la luna, los infiernos, que todo quema, y que pronto llegaremos y nos relajaremos, porque hemos llegado a la tierra que me vio nacer.

LA QUINTA PARTE

Esta es la parte en la que Jim hace un inventario de las cosas que hemos visto, de lo hermoso que es todo, de que todos somos uno, el mundo es uno y de que todo es hermoso. Hemos bajado por ríos y autopistas, hemos bajado por bosques y cascadas. Hemos pasado por Carson, Springfield y Phoenix, ¿qué más quieres ver? Y te puedo asegurar que conozco todos los lugares de mi reino, chica...

Aquí va la última parte de la canción que os transcribo a continuación:

Durante siete años habité
El disoluto palacio del exilio
Jugando extraños juegos
Con las chicas de la isla
Ahora he regresado
A la tierra del justo y el fuerte y el sabio
Hermanos y hermanas del pálido bosque
Oh hijos de la noche
¿Quién de vosotros escapará de la persecución?

Ahora llega la noche con su legión purpúrea
Volved ahora a vuestras tiendas y a vuestros sueños
Mañana llegaremos a la ciudad donde nací
Quiero estar preparado.

Para mí esta es la parte de la canción que más tranquilo me deja, porque he participado con Jim en el viaje. También me hubiera gustado jugar al parchís con las chicas de la isla. He vuelto del viaje y ya he venido a Bilbao. Saludos.




Comentario: Roberto Marcos (colaborador especial para Blancanus).

No hay comentarios: