Páginas vistas en total

jueves, 15 de febrero de 2007


KYUSS - Gardenia

“Welcome to Sky Valley” es como se llama el trabajo de un grupo llamado KYUSS y la canción que os voy a comentar es “Gardenia” una especie de pseudomelodía grunge, una vorágine de violencia musical, nocturna, salvaje, se podría decir que entramos en una noche de tripis cuando oímos esas guitarras llenas de distorsión zeppeliniana; el grupo que más se acerca a el sonido de este grupo es Soundgarden.

Este grupo lo conocí por casualidad en un bar de Barrencalle llamado “Katu”. Pregunté al barman-dj qué era lo que sonaba y no me enteré muy bien, pero oí algo de “Kiu” y dije, bueno está bien, a ver si me entero mejor otro día que esté menos puesto y también con menos ruido. Entonces un día fui a mi tienda favorita de discos de Bilbao –Discos Oxford, al lado de la Plaza Jado, en Colón de Larreátegui, 26- que os recomiendo que vayáis, ya que tiene la mejor colección de jazz, grupos de rock sinfónico, rock psicodélico de los 60 y 70, música country, blues, bluegrass... Bueno, en fin, acojonante. Pues es allí donde vi el disco, que creo que estaba esperando para mí, y le dije a Josu, que así se llama el dueño de la tienda, que me pusiera el disco, y sí señor, allí estaba ese disco tan deseado por mí, y lo compré. Y la portada del disco es lo que me llamó la atención, porque parece un fotograma de una escena de David Lynch, de la película “Carretera Perdida”, o “Terciopelo Azul”, o también “Corazón Salvaje”. Pues bien, en la portada aparece un paisaje, ya casi de noche, donde se ve un cartel de carretera, que dice tal que así “Welcome to Sky Valley”. A mí por lo menos, me evoca muchas cosas esta portada, es algo que muchos sentirán en una calurosa tarde de verano, después de unas cuantas cervezas, y después de haber visto cómo se pone el Sol, seguimos con la fiesta, para seguir refrescándonos con más cerveza y patatas fritas.

Bueno, voy a hablaros ya de la canción en cuestión, Gardenia, todo un derroche de energía heavy, metalera a tope, típico sonidos setenteros a lo Black Sabbath. La canción empieza con unas guitarras saturadísimas de distorsión, casi no hay melodía, es todo mala hostia; acto seguido empieza lo demás, entran el bajo, otra guitarra, la batería, y bueno, todo entra a saco, para ponernos a mover las melenas, los que tengan claro. Después de toda esta brutalidad de sonido típicamente grunge de Seattle, viene la voz del cantante, que para mí es lo mejor de todo, ya que expresa perfectamente la esencia de la canción, la voz aparece de todo ese ruido ensordecedor, con una mala hostia inaudita. Después de haberse quedado bien a gusto, el cantante pasa a la trastienda del estudio para dejar paso a los demás, para dar paso al intermedio de la canción, la batería y el bajo se quedan solos, marcando un ritmo pesado y tortuoso, para luego después dar paso otra vez con guitarrazos vigorosos al clímax de la canción. Toda una experiencia tíos, os recomiendo este grupo y este disco con ganas, es un verdadero descubrimiento para mí. Y si hay mucha gente que piensa que la música está acabada, con grupos como éste, la verdad es otra, con un poco de imaginación, de talento y de ganas se pueden hacer grandes cosas.

La formación de este grupo se compone:

· John Garcia - Vocals
· Josh Homme - Guitars
· Scott Reeder - Bass
· Alfredo Hernandez – Drums

Bueno tíos, hasta otra cita con el rocanrrol y saludos.

ROBERTO MARCOS

No hay comentarios: